Abstract

< Volver

Actualización de las recomendaciones internacionales de reanimación cardiopulmonar pediátrica (RCP): recomendaciones europeas de RCP pediátrica




López-Herce J, Rodríguez Núñez A, Maconochie I, Van de Voorde P, Biarent D, Eich C, Bingham R, Rajka T, Zideman D, Carrillo A, De Lucas N, Calvo C, Manrique I, Grupo Pediátrico del Consjeo ERC , Grupo Español de RCP Pediátrica y Neonatal



Servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos, Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Facultad de Medicina. Universidad Complutense, Madrid, España. Servicio Urgencias Pediátricas, Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, España. Paediatric Emergency Medicine Department, Imperial College Healthcare NHS Trust and BRC Imperial NIHR, Londres, Reino Unido. Paediatric Intensive Care and Emergency Medicine Departments, University Hospital Ghent and Ghent University, Gante, Bélgica. Paediatric Intensive Care and Emergency Medicine Departments, Université Libre de Bruxelles, Hôpital Universitaire des Enfants, Bruselas, Bélgica. Department of Anaesthesia, Paediatric Intensive Care and Emergency Medicine, Auf der Bult Children’s Hospital, Hanover, Alemania. Department of Paediatric Anaesthesia, Great Ormond Street Hospital for Children, Londres, Reino Unido. Paediatric Intensive Care Department, Womens and Childrens Division, Oslo University Hospital, Oslo, Noruega. Anaesthesia Department, Imperial College Healthcare NHS Trust, Londres, Reino Unido. SAMUR-Protección Civil, Madrid, España. Servicio de Urgencias Pediátricas, Hospital Regional U. de Málaga, España. Instituto Valenciano de Pediatría, Valencia, España.



Este artículo resume las recomendaciones europeas de reanimación cardiopulmonar (RCP) pediátricas, destacando los principales cambios e intenta animar a los profesionales a actualizar y mantener sus conocimientos y habilidades en RCP pediátrica. Las recomendaciones europeas del año 2015 mantienen el mismo algoritmo de actuación en la RCP básica y avanzada pediátrica. Los cambios más significativos son: en la prevención de la parada cardiaca (PC), los niños con enfermedad febril sin signos de shock no deben recibir de forma rutinaria expansiones de fluidos porque un volumen excesivo puede empeorar el pronóstico. En la RCP básica se recomienda que la administración de la respiración dure alrededor de 1 segundo, para unificar las recomendaciones con las del adulto. En las compresiones torácicas el esternón debe deprimirse por lo menos un tercio del diámetro torácico anteroposterior. En el niño, la mayoría de las PC tienen ritmos no desfibrilables y en ellos la secuencia coordinada de ventilación y compresiones torácicas y
administración de adrenalina es el tratamiento esencial. La vía intraósea, sobre todo en los lactantes, puede ser el acceso vascular de primera elección. En el tratamiento de la taquicardia supraventricular, cuando se realice cardioversión como tratamiento, se recomienda utilizar una dosis inicial de 1 J/kg (antes se recomendaba 0,5 J/kg). En los cuidados postresucitación tras la recuperación de la circulación espontánea, se deben tomar medidas para evitar la fiebre, teniendo como objetivo conseguir la normotermia ya desde el ámbito extrahospitalario.


Síguenos en:

Buscar en Emergencias




* Todos los textos disponibles (desde volumen 1, numero 0, 1988)