Resumen

< Volver

Claves diagnósticas y terapéuticas para el manejo de la hemorragia digestiva alta en Urgencias




Montero Pérez FJ



SUBDIRECTOR MÉDICO DE HOSPITALIZACIÓN Y URGENCIAS. HOSPITAL UNIVERSITARIO 'REINA SOFÍA' DE CÓRDOBA.



La hemorragia digestiva alta (HDA) es la que tiene su origen en
una lesión situada entre el esfínter esofágico superior y el ángulo
de Treitz. El diagnóstico de este síndrome se basa en la
anamnesis que es fundamental para sospechar la existencia de hematemesis,
melenas o hematoquecia y diferenciarlas de hemorragias
de otro origen, pseudohematemesis, pseudomelenas y hemorragia
digestiva baja; la exploración física orienta hacia la causa de la hemorragia
y permite valorar la gravedad de la misma. Debe hacerse
siempre tacto rectal y colocar una sonda nasogástrica. Los datos de
laboratorio útiles son el hemograma, urea, cociente urea/creatinina,
estudio de coagulación y tests para la detección de hemorragia oculta.
El tratamiento inmediato en urgencias incluye una medidas generales
del tratamiento del enfermo chocado y unas medidas hemostáticas
específicas como son la administración de somatostatina,
taponamiento esofágico o cirugía. Una vez estabilizado el enfermo
hay que administrar el tratamiento farmacológico específico en la hemorragia
no varicosa con inhibidores de la bomba de protones como
omeprazol, pantoprazol o esomeprazol a dosis de 80 mg en bolo inicial,
seguido de infusión continua. Se indican las medidas especiales
a tomar en enfermos con hepatopatía crónica, las indicaciones de
transfusión y de ingreso hospitalario.


Síguenos en:

Buscar en Emergencias




* Todos los textos disponibles (desde volumen 1, numero 0, 1988)