Imágenes



Electrocardiograma durante una hipotermia


Varón de 54 años que fue encontrado inconsciente
en la calle. Presentaba las pupilas mióticas y fetor enólico.
Como antecedentes personales tenía hipertensión,
hepatitis C y consumo crónico de tóxicos (heroína, cocaína
y alcohol) y estaba en tratamiento habitual con
metadona. A su llegada a urgencias la temperatura (Tª)
era 35ºC (previamente en la vía pública, Tª indetectable
en termómetro eléctrico); la frecuencia cardiaca de 54
lpm; presión arterial de 149/107 mmHg y la puntuación
en la escala de Glasgow de 11 (O3V3M5). La glucemia
capilar fue 243 mg/dl. En la gasometría se objetivó
pH 7,3 con HCO3 – 13,3 mmol/l. El análisis de
tóxicos fue positivo para metadona (> 300 ng/ml) y
benzodiacepinas (> 300 ng/ml). El resto de analítica, incluyendo
troponina seriada, fue negativa. Antes de poder
completar el estudio, fue alta voluntaria. En el ECG
extrahospitalario practicado por el 112 (Figura), se
apreciaban deflexiones convexas prominentes en la
unión entre el QRS y el inicio del segmento ST, que se
resolvieron con la normalización de la temperatura tras
medidas de recalentamiento (Figura). Son las denominadas
ondas J de Osborn, que aparecen típicamente en
derivaciones precordiales y no es infrecuente que sean
interpretadas como signo de isquemia miocárdica aguda.
Hallazgos similares pueden observarse en la hipercalcemia,
el síndrome de Brugada y la repolarización
precoz. El contexto clínico, las pruebas complementarias
y la normalización electrocardiográfica tras solucionar
la hipotermia son esenciales para el diagnóstico como
sucedió en este paciente.



Electrocardiograma durante una hipotermia


Buscar en Emergencias




* Todos los textos disponibles (desde volumen 1, numero 0, 1988)